A medida que comprendemos el contexto y conseguimos darnos cuenta de cómo y para qué nos estamos relacionando con él, nuestra vida se va transformando de forma irreversible.

A partir de ese momento, comenzamos a vivir con menos sufrimiento y con más conciencia, plenitud y felicidad.