Psicoterapia para Adolescentes

Psicoterapia para Adolescentes

La Psicoterapia para Adolescentes comparte los objetivos básicos de la Psicoterapia Individual, pero dispone de sus propias técnicas de intervención específicas, adaptadas a la edad y nivel de desarrollo del adolescente. 

El paso de la infancia a la adolescencia se produce casi de repente. En un breve intervalo de tiempo, sin apenas darse cuenta, el adolescente se encuentra inmerso en multitud de cambios muy rápidos y profundos en todos los ámbitos de su vida: corporales, afectivos, sexuales, cognitivos, emocionales, relacionales, identitarios…

La adolescencia es una etapa idónea para beneficiarse de la Psicoterapia, pues durante esta etapa se construye la identidad.

En la Psicoterapia para Adolescentes, se presta una atención especial a los procesos de desarrollo cognitivo y emocional que culminan durante esta importante etapa de la vida.

Algunas de las dificultades con las que se encuentra el adolescente, suelen estar relacionadas con los procesos de desarrollo que no ha podido completar e integrar durante su infancia. 

La Psicoterapia puede ser un importante apoyo para que el adolescente, en esta segunda oportunidad, pueda superarlos y construir una identidad sólida, firme, estable, y al mismo tiempo, suficientemente flexible y tolerante.

Una de las aportaciones más importantes que la Psicoterapia puede proporcionar al  adolescente consiste en desarrollar su capacidad de discernimiento, para distinguir qué aspectos de la realidad pueden, e incluso deberían cambiarse, y cuáles le están mostrando los límites de esa realidad, como una invitación a que sea consciente de su propia necesidad de transformación y adaptación.

La relación terapéutica permite al adolescente disponer del apoyo que necesita para afrontar las dificultades, en lugar de eludirlas mediante estrategias que, no sólo resultan ineficaces, sino que a largo plazo pueden ser perjudiciales o destructivas (emotividad explosiva, fracaso escolar, aislamiento, actividades de riesgo, adicciones, problemas alimentarios, delincuencia…).

Disponer de apoyo terapéutico ayudará al adolescente a superar las frustraciones, los fracasos o las decepciones, y convertirlas en oportunidades de crecimiento personal. En cambio, cuando estas experiencias se afrontan sin recursos suficientes, se viven como algo traumático o no consiguen integrarse, van dejando un hueco en la personalidad que el adolescente va construyendo.

La Psicoterapia para Adolescentes facilita que el adolescente aprenda a conectar con su creatividad y a desarrollar sus propias capacidades y criterios para relacionarse con las nuevas experiencias, sin entrar en contradicción con la definición de sí mismos que están construyendo.

La identidad que resulte de su paso por la adolescencia será su herramienta para convertirse en el adulto que él decida ser. Desde ahí deberá ser capaz de posicionarse adecuadamente ante la siguiente confrontación con la realidad: las dificultades inherentes a la vida.

En la Psicoterapia para Adolescentes, se puede solicitar la participación de los padres o de la familia en algunos momentos del proceso terapéutico. Especialmente, cuando la relación con el contexto familiar o la gestión de sus espacios de intimidad son algunas de las dificultades del paciente adolescente.

Áreas Terapéuticas en Psicoterapia para Adolescentes